El amor en El heredero del clan

El amor es uno de los grandes temas de la novela, por no decir el principal. Estoy segura de que muchos lectores habrán comparado, inevitablemente, la historia de mis protagonistas con la de otras famosas parejas: Tristán e Iseo, Abelardo y Eloísa, Romeo y Julieta… Sin ánimos de revelar qué ocurre en la novela, para aquellos lectores o navegantes que no la hayan leído, me gustaría señalar algunas diferencias entre mis héroes y estos otros amantes míticos.

Reseña de Viajera de Libros

Ídia Myth, Viajera de Libros, ha hecho esta fantástica reseña en su blog. ¡Gracias, Ídia, por haberte embarcado en su lectura, y por haberla disfrutado tanto!

Podéis leerla aquí.

El heredero del clan

¿Qué hace un hombre cuando la lealtad a sus amigos choca con sus principios?
Una mañana de primavera, una partida de hombres encabezada por tres jóvenes amigos parte del poblado vikingo de Sunnskate para cazar ciervos. Aquel que consiga matar al jefe de la manada ganará su cornamenta, un símbolo que otorga prestigio y distingue a los líderes de su pueblo. Randver y Egill, ávidos de gloria y reconocimiento, rivalizan por conseguir el trofeo, pero será Harald, último varón de un olvidado clan a punto de extinguirse, quien logre abatir al ciervo.
Ante el cadáver del animal, los tres jóvenes tomarán una decisión que, sin ellos saberlo, marcará el resto de sus vidas y los arrastrará a un juego implacable de poder, lealtades enfrentadas, ambiciones y la lucha encarnizada por el amor de una misma mujer.

Los vikingos, un reportaje de Pedro Silva

Por gentileza de Pedro Silva, escritor e historiador, publico aquí la traducción al español de su reportaje "A saga dos Vikings", publicado en una revista cultural portuguesa, Plenitude.

Si deseáis contactar con el autor este es su perfil de Facebook:


***

Altos, rubios y fuertes, esta es la imagen tradicional de los vikingos. A estos rasgos se les puede añadir, según la versión novelesca, sus cascos con cuernos ―que está comprobado que no eran así, pues el yelmo vikingo era cónico y liso―. Procedentes de Escandinavia, su civilización floreció entre los siglos VIII y XI, fruto de una enorme resistencia y de un espíritu indomable, al que se unía su impresionante físico. La palabra vikingo se aplicó a un conjunto de pueblos nórdicos formados por temibles guerreros y marinos que, desde las tierras altas de Europa, surcaron los mares hacia el sur, saqueando pueblos y ciudades próximos al litoral desde la misma Escandinavia hasta las islas británicas, pasando por otros países del norte europeo.

Las mujeres vikingas


Las mujeres vikingas vivían como tantas otras mujeres de las culturas de la antigüedad. Sin embargo, no estaban tan marginadas como las griegas o romanas, o las pertenecientes a ciertas culturas orientales, relegadas en sus hogares y al ámbito de lo privado salvo excepciones. De hecho, la matrona o ama de casa era muy bien considerada y, dentro del hogar, era la dueña y señora. Pero una mujer vikinga pasaba buena parte de su vida dependiendo primero de sus padres y después de su esposo.

Entre las familias nobles los matrimonios eran pactados y

Los barcos vikingos


Los barcos y la vida marinera son un aspecto fundamental de la cultura vikinga. Al vivir en tierras frías y pobres, especialmente los habitantes de la región de los fiordos obtenían buena parte de su sustento del mar. Durante siglos los vikingos formaron pequeñas agrupaciones de tribus que vivían de la ganadería y la pesca, además de cultivar las zonas más llanas y fértiles entre montañas y explotar los bosques. Antes de lanzarse a la piratería y a la conquista de otras tierras, desarrollaron una gran destreza en la construcción de barcos.

Planeta de Libros


Esta es la página “oficial” del libro en Planeta.

Desde Youtube


Una lectora entusiasta me envió este testimonio en video. Le doy las gracias a ella y a su madre Susana Eevee, colega escritora con la que hemos compartido unas cuantas alegrías.


Leelibros.com


Mi buen amigo Paco Illán (Nébulos) hizo esta reseña en el espacio de lecturas de Sedice.com. Cito su párrafo final:
«Montse de Paz nos sorprenderá con una aventura que nos llevará, a lo largo de quinientas páginas, hacia mundos vírgenes, hacia paisajes interminables, donde la amistad, el amor, el odio, las envidias, la codicia, la traición, pero también la honestidad y la nobleza nos traerán ecos de las antiguas leyendas que aún viven entre las piedras y entre los árboles escandinavos.
Cuando hace un par de semanas cerré el libro no pude evitar sentir añoranza y, eso, para quien ya empieza a sentir que ha leído demasiado, es para agradecerle a la autora que le haya liberado del monetarista mundo real que nos está tocando vivir. Necesitamos héroes como los creados por Montse de Paz- que seguro tienen mucho de ella- capaces de desear algo y llegar a hacerlo realidad.»

De Jordi Ayza en Anobii


Jordi Ayza, un lector fiel de mis libros, comenta que... « Se trata de una narración apasionante que nada tiene que envidiar a los grandes best-sellers de la novela épica.  […] Es una novela que está hecha para disfrutar, se debe leer con calma, saboreando cada página y sumergiéndote de lleno en la historia y disfrutando con cada uno de los personajes».
Esta es su reseña en Anobii.

Reseña en Fantasymundo


Esta es la reseña de Fantasy Mundo. Para Yayza Jara también los personajes son el punto fuerte. Y recomienda así la novela: 

«¿Recomendación? A los que les importa y saben valorar de verdad la amistad y el amor, pero también a los que les gustan las historias de guerra, sangre, traición, codicia, envidias y riñas entre clanes y familias, a los que les gusta inmiscuirse en la vida del personaje, ver cómo el personaje va creciendo y volando por sí mismo. Este relato tiene de todo, absolutamente, hasta magia».

De Lágrimas de Tinta


A Elisabet, autora del blog Lágrimas de tinta, se le hace difícil reseñar la historia porque… « Es una historia muy completa, que tiene de todo y que está hecha para perderse en su lectura y disfrutar de ella, pero no para terminarla rápido. Mientras leía este libro me embargó la misma sensación que tuve cuando leí Los pilares de la tierra de Ken Follet.»  Para ella, lo mejor son los personajes y el halo de magia que tiñe ciertos pasajes. Cita un párrafo de la novela:
«Hay una fuerza aún más poderosa que los dioses, Harald. Es algo misterioso y profundo, algo que palpita bajo las piedras, y vibra en el aire… Es la fuerza que alienta en la tierra, en los astros y en el corazón del bosque. Brilla por las noches en el firmamento, y mueve la luna y las mareas. Esa fuerza, que no tiene nombre, es mucho más antigua que los dioses, y más poderosa. Estaba allí antes que ellos y los sobrevivirá el día que llegue su ocaso.»
Aquí podéis leer la reseña completa.

Anika entre libros


Patricia Rubiera, de Anika entre libros, encuentra en los personajes el punto fuerte de la historia. Por lo demás, se muestra crítica y dice que la novela peca de un fallo imperdonable… Posiblemente los motivos que esgrime radican en que la novela infringe varias "normas" de la literatura comercial. La vivencia del lector queda marcada por según sus expectativas, está claro. Aquí está su reseña.

El mundo de Sunnskate

¿Está mi novela basada en un mundo real? Sí, aunque es fantasía, pues tanto los personajes como los acontecimientos y los lugares descritos en El heredero del clan son ficticios. 

Está inspirada en el mundo vikingo, pero anterior al periodo histórico en que estos pueblos del norte irrumpen en la historia occidental, de un modo un tanto sangriento. Sitúo la acción en una Escandinavia previa a la expansión vikinga. la mayoría de la novela se desarrolla en lo que hoy es Noruega, y un poco en Dinamarca. La época podría ser durante los siglos V y VI de nuestra era, cuando todavía nadie hablaba de los terribles hombres del norte ni de sus razzias navales.

Los nombres

Los personajes de El heredero del clan llevan nombres escandinavos comunes; algunos incluso son célebres por otros personajes históricos que los llevaron, como Harald o Egill. Los nombres de los lugares son inventados, aunque intenté que “sonaran” vikingos y que tuvieran alguna raíz nórdica. Por ejemplo, el río Eisse lo inventé a partir de la palabra que designa “hielo”. Las poblaciones Sunnskate y Bernskate están compuestas por el nombre de un río (Sunn o Bern) y la desinencia –skate, similar a la anglosajona –gate, que significa boca, estuario, puerta.

Sobre la fonética de los nombres en general se pronuncian tal como se leen, con alguna observación: